La Vida de Kira y Cosas de Gatos

1 de noviembre de 2018

¿Por qué todos los gatos tricolores son hembras?


Los gatos con el patrón tricolor en su pelaje, con el naranja, blanco y negro como colores principales (en sus múltiples combinaciones, matices y diluciones) son en su casi totalidad hembras. ¿A qué se debe? ¿Puede existir algún macho tricolor? Te lo explicamos detalladamente.

La genética es la responsable

El color del pelaje de los gatos es una característica ligada a los cromosomas sexuales. Como ocurre en el resto de los mamíferos, las hembras tienen dos cromosomas X y los machos uno X y uno Y.
Así, es la genética la responsable de que se presente este patrón tricolor en cualquier raza felina. Cuando el óvulo es fecundado, tanto la hembra como el macho aportan diecinueve cromosomas cada uno, con un total de treinta y ocho cromosomas que formarán el principio de la información genética de las nuevos gatitos en gestación. De estos diecinueve cromosomas, la hembra aporta un cromosoma X y el macho un cromosoma X o uno Y.
Estos cromosomas son los responsables de definir el sexo de cada gatito. Si es XX, será una hembra y si es XY, nacerá un macho.
El color naranja del pelaje está asociado al cromosoma X, y por este motivo el patrón tricolor se presenta en las hembras, que al tener dos cromosomas XX, pueden presentar dos colores diferentes, como el naranja y el negro.
El macho solo podrá ser de color negro o naranja únicamente, pero nunca ambos colores a la vez, ya que solo posee un cromosoma X.
En algunos países las gatas tricolor son consideradas símbolos de buena suerte.

¿Existen machos tricolor?

Sí, aunque la posibilidad de que nazca un macho con este patrón de colorido es bajísima, ya que se estima que solo uno de cada tres mi gatos tricolores nacidos es macho. Cuando se da este caso, casi con total probabilidad no sería fértil (solo uno de cada diez mil lo sería) puesto que el hecho de que nazca un gato tricolor macho es debido a una alteración cromosómica consistente en la portación de más de dos cromosomas sexuales (XXY) cuando lo normal es que poseyeran solo dos cromosomas sexuales (XY), esto es conocido como el síndrome de Klinefelter.
Aun en el caso de que fuera fértil no engendraría a machos tricolores, a no ser que se reprodujera esa misma anomalía genética. Por ello, al ser esta excepción una anomalía genética, se puede decir que en casos “normales” todos los gatos tricolor son hembras, concretamente el 99,96 de los gatos tricolor lo son.

Patrones carey, calicó o atigrado

Las gatas tricolor estilo o patrón carey (o tortuga), poseen los tres colores mencionados, con un aspecto mezclado de forma asimétrica, siendo la presencia del color blanco muy escasa.
Las gatas tricolor estilo calicó poseen los colores naranja, negro y blanco pero estos están netamente diferenciados y no me mezclan entre sí, soliendo predominar el blanco en abdomen, extremidades, pecho y parte inferior de la cara.
La gata tricolor estilo atigrado tienen presentes los tres colores, pero además el patrón de color es atigrado.

11 de mayo de 2018

Lo Que Tu Gato Quiere Expresar. Lenguaje No Verbal Felino

Si tienes un gato en casa, sabrás que la vida sin él es imposible. Los gatos son unas mascotas muy particulares. Hacen lo que quieren y cuando quieren sin importarles la opinión de sus dueños. Los perros también son grandes mascotas, pero son mucho más expresivos y fáciles de entender. El lenguaje de los gatos es totalmente diferente, pero aunque no te des cuenta, los gatos también muestran sus emociones. Descubre aquí el lenguaje corporal de tus amigos felinos:
 
1. Boca arriba
Cuando los gatos se acuestan boca arriba es una señal de comodidad y bienestar. Tu gato se siente muy cómodo contigo y confía plenamente en ti. 
2. Trae a casa regalos
Aunque se trata de un comportamiento que no gusta mucho a los dueños, cuando un gato trae a casa un regalo en la boca (puedes ser un pájaro, un ratón) y lo deja spbre tus pies es un símbolo de amor y devoción. El gato te está mostrando su agradecimiento. 
3. Te empuja con la cabeza o la nariz
Fuente
Si tu gato te da golpecitos con su nariz es una forma de saludo. Es un símbolo de afecto y amistad.
4. Te sigue a todos lados
Si tienes un gato en casa, observarás que de vez en cuando te siguen a todos lados. Cuando estás en sofá, saltan en tu regazo. Si estás trabajando en tu computadora seguramente subirán encima de la mesa para estar junto a ti. Este comportamiento es muy dependiente y muestra que tu gato te necesita en todo momento y quiere estar junto a ti. 
5. Muerde tu dedo (con cuidado)
Cuando un gato muerde tu dedo sin causarte un solo rasguño, significa que tu gato te aprecia y es feliz. Este comportamiento es también un símbolo de confianza.
6. Amasamiento
El amasamiento es una actividad común en los gatos domésticos. Cuando están tranquilos, presionan y tiran con sus patas delanteras. El amasamiento es algo que hacen los gatitos a la madre gata para estimular las glándulas mamarias y producir más leche. Este gesto libera endorfinas y muestra que tu gato te adora como una madre. El amasamiento suele darse antes de dormir.
7. Ronroneo
Este comportamiento es a menudo percibido como un signo de bienestar y la mayoría de las veces lo es. Sin embargo, los gatos también ronronean en situaciones en las que es probable que sesientan incómodos (como ir al veterinario o viajar en coche). Probablemente hacen esto para calmar sus nervios.
8. Te mira a los ojos
Si tu gato te mira profundamente a los ojos y tu mirada no se aparta, esto simboliza una fuerte conexión entre los dos. Siéntete orgulloso por tener una conexión tan grande con un animal vivo. 
Nuestro objetivo ha sido explicarte un poco más sobre el comportamiento de los  gatos para que puedas llegar a conocerlos mejor. Aunque estas mascotas sean independientes tienen su propio lenguaje. Envía este artículo a todas aquellas personas que conozcas que posean un gato. 

5 de febrero de 2018

Infección de orina en gatos

 Síntomas, tratamiento y prevención

Vanessa Díaz 
Periodista especializada en el mundo animal
Infección de orina en gatos - Síntomas, tratamiento y prevención
Ver fichas deGatos
Las infecciones de orina, también conocidas como enfermedades del tracto urinario (FLUTD), son uno de los grupos de patologías más comunes e incómodas que puede padecer un gato. Hay varios tipos de infecciones, como puede ser la cistitis (inflamación de la vejiga), nefritis (inflamación de los riñones) o urolitiasis (cálculos urinarios), pero la mayoría presentan el mismo cuadro de síntomas.
Como mencionamos anteriormente, estas condiciones afectan a la vejiga y la uretra del felino, y pueden darse en gatos de cualquier edad pero, sobre todo, en animales de edad adulta que padecen obesidad, que están confinados a espacios muy reducidos o que llevan una dinámica emocional con muchos sobresaltos y pocos episodios de tranquilidad.
Hablemos en este artículo de ExpertoAnimal acerca de la infección de orina en gatos, sus síntomas, tratamiento y cómo prevenirla.
También te puede interesar: Mi gato orina sangre – Causas

¿Cómo saber si mi gato tiene una infección de orina?

Todos los padres de gatos deberán estar muy informados sobre los síntomas de estas afecciones, pues es muy importante la prevención y el pronto tratamiento, ya que si un gato padece infección de orina podría no solo ser muy doloroso para el animal, sino potencialmente mortal.
Muchos gatos sufren de brotes repetidos, lo que hace genera un patrón que va empeorando con el tiempo, aunque ¡cuidado!, porque sucede que la mayoría de los gatos no presentan síntomas hasta que la enfermedad se encuentra muy avanzada. Por lo tanto, es importante vigilar el comportamiento de tu gato al momento de hacer sus necesidades y también observar el estado de su orina.
La sintomatología que puede determinar si tu gato tiene infección de orina contempla los siguientes aspectos:
  • Realiza demasiado esfuerzo al orinar.
  • Orina en pocas cantidades.
  • No puede contenerse y orina fuera de su bandeja (muy extraño en ellos).
  • Intentar orinar con más frecuencia de la normal, que en ocasiones, puede confundirse con la acción de defecar.
  • Llora al momento de orinar, este comportamiento es totalmente fuera de lo normal.
Adicionalmente, podría presentar sangre en la orina. Así mismo, tendrá la necesidad constante de lamerse sus partes para aliviar sensaciones incómodas, algunos presentan fiebrey debilidad en las etapas iniciales de la infección.

Tratamiento para la infección de orina en gatos

Por más que creamos saber lo suficiente, nunca debemos diagnosticar nosotros mismos a nuestro gato, y menos si tiene una infección urinaria. Ante la presencia de cualquier síntoma comentado en el apartado anterior, deberás visitar al veterinario para que este realice todas las pruebas necesarias. Análisis de sangre y muestras de orina entran dentro del tipo de exámenes, tanto para comprobar si tiene cristales, células inflamatorias, como para revisar el estado de la orina y descartar otras enfermedades.
El tratamiento para la infección de orina en gatos variará dependiendo de la patología. Si el gato tiene un problema de infección bacteriana deberá tomar antibióticos (estas no ocurren con frecuencia). Para el caso de cistitis el tratamiento empezará por aliviar el dolor administrando medicamentos para relajar y evitar obstrucciones en las vías urinarias. Luego, reducir el estrés con ejercicio y la administración de feromonas para ayudar a reducir los niveles de ansiedad. Por último, controlar la cantidad de orina, sustituyendo la comida seca por una dieta un poco más húmeda. Para más información, no te pierdas nuestro artículo en el que te contamos todo lo que debes saber sobre la cistitis felina.
Si el gato tiene bloqueada la uretra, el tratamiento será quirúrgico y prácticamente de urgencia, pues la orina no está fluyendo con normalidad. Es posible que tu mascota se quede internada por varios días, ya que el veterinario deberá darle medicamentos vía intravenosa y monitorear su progreso. Lo mismo con los cálculos, que bien podría ser un tema de operación (dependiendo del tipo) o si no está tan avanzando podría curarse con un simple cambio de dieta y hábitos de vida.
Recuerda acabar con el tratamiento para evitar próximas recaídas, en especial si el gato es propenso a este tipo de infecciones de orina.

¿Cómo prevenir la infección de orina en gatos?

El apoyo del veterinario no solo debe ser cuando el felino enferma o tiene una emergia. Intenta tener una comunicación fluida con él acerca de tu gato, y pregúntale cuál es el tipo de dieta más adecuada para la salud de tu mascota. Recuerda que somos los que comemos. En este sentido, te recomendamos consultar nuestro artículo en el que te hablamos de la alimentación adecuada para gatos.
El agua es básica para limpiar y depurar el organismo. Deberás educar y acostumbrar a tu gato a que siempre tome agua. Si tu gato no bebe agua, consulta nuestro artículo y soluciona el problema. De la misma forma ocurre con el hábito de orinar, esta es una de las pocas formas que existe para expulsar las toxinas del cuerpo, por lo que es importante que tu gato lo haga con frecuencia y que a la hora de hacerlo encuentre su caja de arena en las mejores condiciones de higiene y limpieza. Esto hará que se sienta más a gusto.
Los gatos son animales de rutina, siempre será positivo para su salud minimizar los cambios bruscos de rutina que puedan causarle estrés, que luego puedan desencadenar en una infección urinaria.
Haz todo el esfuerzo por darle una vida tranquila a tu gato, verás que tendrás una mascota sana y feliz por muchos años.

¿Por qué mi gato tiene una infección?

Las infecciones, obstrucciones e inflamaciones urinarias se producen por la presencia o no de sangre u otros agentes extraños en el tracto urinario. Estas patologías pueden ser causadas por muchos factores y/o a su vez ser la manifestación de una enfermedad ya gestada en el organismo del animal. Algunos de las causas pueden ser:
Como mencionamos al principio del artículo, cualquier factor que ponga en estado de stress al gato, puede predisponer el desarrollo de este tipo de enfermedades. Situaciones de este tipo podrían ser un cambio repentino de hogar, la llegada de un nuevo miembro a la familia, ausencia de su compañero humano y presencia de personas extrañas.
El sedentarismo y la obesidad también pueden ocasionar infecciones de la vías urinarias, pues al relentizarse todos los procesos internos y el cuerpo no está igual de capacitado para eliminar todos los desechos que va consumiendo. La obstrucción uretral en machos se presenta con más frecuencia en adultos jóvenes que viven en espacios muy cerrados, en donde tienen pocas oportunidades para ejercitarse.
Un ph poco ácido y descontrolado en la orina de gato puede aumentar la aparición de magnesio y elevar sus niveles hasta un punto no adecuado, que pueda llevar a una posterior formación de cristales de fosfato de magnesio que puedan precipitarse de forma dañina en la orina y luego causar urolitiasis (cálculos urinarios) Todo esto es causado, entre otras cosas, por una mala alimentación, como las dietas de baja digestibilidad y sin control de minerales
Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

4 de febrero de 2018

Cuidado con la oruga procesionaria


La peligrosa oruga procesionaria del pino


La primavera marca el inicio de muchas cosas cada año: es la eclosión de la naturaleza, las temperaturas empiezan a subir, las alergias se propagan… y un bicho empieza su procesión. Hablamos de la oruga procesionaria del pino (Thaumetopoea Pityocampa), llamada así porque en esta época del año (entre febrero y abril) baja de los árboles para movilizarse en forma de convoyes que seguro que habéis visto alguna vez: filas de una oruga tras otra, todas ellas de colores blancos, negros y marrones muy intensos, y cubiertas de pelos. Es algo muy llamativo, tanto para nosotros… como para nuestras mascotas. Y ahí está el problema: así como nuestra actitud ante tales procesiones es la de mirar y no tocar, nuestros perros y gatos pueden ser más curiosos, y emplear su hocico para saber más. Y si llegan a contactar con los insectos, su vida puede llegar a correr peligro. 

Basta con levantar la mirada cuando se pasea en un lugar a la sombra de los pinos, para notar fácilmente la presencia de orugas procesionarias: bolas blancas de dimensiones no demasiado grandes, presentes durante todo el año porque ahí es donde viven las larvas prácticamente toda su vida. Salvo cuando suben las temperaturas, que es cuando bajan a la tierra en busca de un refugio en el que enterrarse para preparar su transformación en mariposas (que suele pasar en pleno verano), y forman esas procesiones antes mentadas. 

El gran peligro para nuestras mascotas radica en el sistema de protección de los insectos, consistente en ese manto de pelos (tricomas) de carácter urticante. La toxina en cuestión es terrible cuando entra en contacto con el hocico (de hecho, para el ser humano también supone un problema): los primeros síntomas pasan por un rascado frenético por parte del animal, acompañado de mucha saliva y de vómitos (y en ese caso, pueden aparecer pedazos de oruga entre los restos, fijaos bien). Y es que la lengua se necrosa, se inflama al tiempo que se crean ampollas, se amorata, y hasta puede llegar a caerse total o parcialmente. También se le puede hinchar la cara, y si ha llegado a ingerir alguno de los bichos, su vida corre serio peligro: las mismas reacciones de su boca pueden darse en el esófago y el estómago, provocando un colapso al animal al obstruir sus conductos. 

La única solución posible pasa por tratar de evitar el más mínimo acercamiento a las procesionarias. Pero no siempre es tan fácil, por lo que al menor síntoma, toca correr al veterinario más cercano, que por cierto, pueden recetarnos pastillas o inyecciones en caso de que tengamos pensado salir con nuestra mascota a algún lugar alejado. Por lo demás, los primeros auxilios que podemos tratar de aplicar a nuestra mascota pasan por un lavado de la zona afectada, ya sea con agua o suero, pero hay que andarse con ojo puesto que los pelos de la oruga que hayan quedado clavados en el hocico y se rompan, pueden empeorar la situación liberando más veneno. 

Mucho ojo, por tanto, ante la que ya se considera una auténtica plaga, de las más peligrosas de esta época…

8 de septiembre de 2017

¿SE PUEDE CAMBIAR EL COMPORTAMIENTO DE UN GATO?


El comportamiento de los gatos sigue siendo un tema desconocido para el gran público y sobre cuyas características los estudiosos no terminan de ponerse de acuerdo.
A este respecto, algunos autores aseguran que la personalidad del gato es solitaria, incluso asocial, y que tolera mal la presencia de otros individuos, pero todos sabemos que un gato puede convivir con otro, incluso dentro de una colonia, sin ningún problema más allá de los ocasionados por su comportamiento reproductivo.
Por otro lado, hay autores que aseguran la existencia de gatos dominantes que están por encima de los demás, si bien otros estudiosos no reconocen en el gato el comportamiento dominancia-sumisión, al menos no como se manifiesta en el perro, en tanto no se trata de una especie naturalmente gregaria.
En lo que sí coinciden todos los expertos es en que el gato no es un perro y que su comportamiento es muy diferente.
¿Cómo se forma el carácter de un gato?
  • Factores genéticos. Cómo es lógico, el comportamiento del gato tiene un primer componente genético, tanto en lo que respecta a rasgos generales propios de la especie como a los más particulares, en los que tiene mucho más que ver la “estirpe” de la que procede. Es decir, el gato siempre se va a comportar como tal pero tendrá características propias, como individuo diferente de los demás que es. Incluso se han llevado a cabo estudios para saber si el color de su pelo puede darnos una pista sobre su comportamiento.
  • Socialización. Se trata de un período crucial en el desarrollo de la personalidad del gato, ya que las experiencias que tenga durante él determinarán gran parte de su comportamiento posterior. La socialización del gato va de las 3 a las 9 semanas de vida y es en este período cuando se queda fijado en el gato todo aquello que luego será normal en su vida, como el reconocimiento de otros gatos o de los animales de otra especie, sea la humana, la canina o cualquier otra.
  • Factores ambientales. Tras la socialización, el gato va relacionándose con su entorno y con ello va aprendiendo cosas nuevas. Por ello, tras una socialización correcta, son las experiencias diarias posteriores las que van moldeando el carácter de tu gato.
¿Puedes cambiar el comportamiento de tu gato?
Antes de nada debes preguntarte si el comportamiento de tu gato es normal y por qué sería necesario cambiarlo.
Por otro lado, llegar a cambiar el comportamiento de tu gato depende de un gran número de factores. Por ejemplo, si tienes un gato muy tímido y asustadizo, antes de hacer nada debes conocer qué tipo de socialización ha tenido y si ha sufrido malas experiencias con el ser humano. En caso de que haya tenido una buena socialización pero malas experiencias con las personas, tendrías que conseguir que él “reaprendiera” que la presencia humana no supone un peligro.
Los casos en que aparece un comportamiento anormal, como agresión al propietario o que ensucia donde no debe, en muchas ocasiones necesitan la intervención directa en un etólogo experto.
¿Qué método debo seguir para cambiar el comportamiento del gato?
Ante todo debes tener en cuenta que el gato no va a tolerar los modos bruscos, el tono de voz fuerte, ni mucho menos los castigos físicos; él sólo tolerará que “lo convenzas” de una manera positiva y siempre con mucha paciencia.
No te olvides que el gato no es un perro y que su estructura mental no ha evolucionado para formar parte de un grupo donde existe un individuo alfa que somete a todos los demás, de modo que tú podrías prevalecer sobre él. Al contrario, el gato considera que tu casa es su territorio y que él te permite compartirlo.

29 de agosto de 2017

¿Adoras a los gatos?






Agradéceselo a los egipcios Un gato reposa. (MUY INTERESANTE) El gato inició su contacto doméstico con el hombre hace 7.500 años a.C. 

  Todo comenzó con el Felis silvestris lybica, una especie africana de gato salvaje que fue el primero en atreverse a establecer contacto con el hombre. Ocurrió 7.500 años antes de Cristo en Oriente Próximo cuando, atraídos por los almacenes de grano de estos primeros agricultores, aquellos mininos se aproximaron a los hombres no para testar la calidad del género sino fascinados por la cantidad de ratones que podían encontrar allí. Por su parte, el hombre recibió con los brazos abiertos al que hasta ese momento se había considerado un animal salvaje, pues le ayudaba a mantener a raya a otros depredadores que ponían en peligro las cosechas. 

Los esqueletos del gato salvaje africano, que podría considerarse el antepasado de nuestro gato doméstico, confirman ese grado de parentesco, pues son exactamente iguales. Lo ha comprobado un grupo internacional de investigadores (que ha contado con presencia española) y que ha querido averiguar cómo fue el proceso de domesticación de estos primeros felinos. Para ello se han analizado restos fósiles de dos centenares de gatos localizados en yacimientos arqueológicos de Europa, África y Oriente Próximo. Así, el ADN de huesos, pelo, dientes y piel de estos felinos ha servido para entender, además, cómo fue el proceso de expansión del gato a otras zonas del planeta. Si en Oriente Próximo se dio el primer paso para acercar al gato al universo humano, fue en Egipto donde se pusieron las bases para fijar el encantamiento y la fascinación que ejercen estos felinos sobre una gran parte de nosotros. Nuestro gato doméstico desciende del gato salvaje africano.

 Fueron los egipcios los que consiguieron que el gato manifestara una conducta más amistosa hacia los humanos, aunque manteniendo su instinto natural como depredadores de roedores. Y como hemos podido saber gracias a los murales, las pinturas y las momias egipcias, fueron un pueblo que acabó adorando a los gatos, que se caracterizaban entonces por lucir un pelaje a rayas. No fue hasta más tarde, en la Edad Media cuando se generalizaron los gatos con manchas. 

Estudiando los restos de estos gatos los investigadores han podido saber que se propagaron desde Oriente Próximo y Egipto en dos oleadas hasta llegar a Europa, Asia y África. Los gatos egipcios viajaban a bordo de barcos recorriendo largas distancias a través de sus rutas comerciales. Y durante la época vikinga esta práctica se convirtió en obligatoria, lo que explica por qué se han encontrado restos de gatos al norte de Europa. Fue la mejor manera de llevar el encanto felino al resto del mundo. Si sigues mil cuentas de gatos en Instagram, consideras que Grumpy Cat está en el top 10 de los seres más adorables y harías cualquier cosa por tu gato, ya sabes que se lo debes todo a los egipcios. Como en otras artes, también domesticando gatos fueron pioneros y se adelantaron al futuro.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/3114244/0/adoras-gatos-agradece-egipcios/#xtor=AD-15&xts=467263

7 de agosto de 2017

Curiosidades sobre gatos



Piensas que lo sabes todo sobre tu gato, ¿verdad? Pues puede que eso no sea cierto. Los gatos son un perfecto animal de compañía pero son bastante misteriosos y hay muchas curiosidades sobre ellos que no todo el mundo conoce:
– Los gatos domésticos son unos grandes corredores y pueden llegar a correr a una velocidad de 35 km/h.
– Estos gatos gastan casi el 30% de sus vidas aseándose. Curioso, ¿verdad?
– Cuando un gato se lava puede llegar a salivar la misma cantidad de líquido que cuando orina.
– Los gatos y los seres humanos tienen en su cerebro las mismas regiones dedicadas a las emociones.

– Hay 33 razas de gatos domésticos y más de 500 millones de gatos domésticos en el mundo.
– Su corazón late dos veces más rápido que el de los seres humanos.
– Durante su vida, una gata puede llegar a tener cerca de 100 gatitos.
– Los gatos casi nunca “ronronean” a otros gatos. Ese sonido lo reservan para “sus” seres humanos queridos. Así que siéntete halagado cuando tu amigo te ronronea.

– El promedio de gastos de veterinario para el mantenimiento de un gato sano es de unos 60€ al año. Esto significa que no es demasiado el gasto económico que supone mantener un gato. Todo depende de su salud.
– Un gato tiene en total unos 230 huesos. Un ser humano tiene 206. Un 10% de los huesos de los gatos se encuentran en la cola.
– Poseen entre 60 y 80 millones de células olfativas. Nosotros solamente tenemos entre 5 y 20 millones.

2 de junio de 2017

DE VACACIONES, ¿TODOS JUNTOS?


El verano ya está aquí y con él las vacaciones estivales, la época de disfrute de nuestro tiempo libre por excelencia. Pero quienes tenemos gato sabemos que no es tan sencillo como coger la maleta e iniciar un viaje a la aventura, sino que debemos tener en cuenta ciertos detalles que son diferentes si decidimos llevarlo con nosotros o dejarlo al cuidado de otra persona. Estas son algunas de las claves que debes tener en cuenta.
Si lo dejas al cuidado de otra persona
1.Normalmente el hogar es el mejor lugar para dejar a nuestro gato durante nuestra ausencia porque no sale de su entorno habitual, pero necesita supervisión constante por parte de alguien de confianza, quien debe vigilar que siempre tenga agua, no le falte comida, mantenga limpia su arena higiénica y pueda estar con él un tiempo para reducir la sensación de soledad.
2. Además de tu teléfono, esta persona debe tener los datos de tu veterinario. Así, en caso de necesidad podrá actuar rápidamente.
3. Si no cuentas con nadie que pueda atender a tu gato durante las vacaciones estivales, siempre puedes dejarlo en una residencia para mascotas. Algunas de ellas están especializadas en el gato y están gestionadas por verdaderos profesionales. Esta también es una muy buena decisión si tu gato está tomando algún tratamiento veterinario, ya que ellos se encargarán de seguirlo rigurosamente.
Si te lo llevas de vacaciones
1. Prepara con antelación el equipamiento de tu gato, que debe contener su alimentación habitual para evitar cambios bruscos, su cartilla sanitaria con todas las vacunas al día y su número de identificación, recipientes para ponerle comida y agua, además de alguna toalla o bayeta absorbente.
2. Si haces el viaje en tu coche, tu gato no debe ir suelto en el habitáculo, y mucho menos en el maletero, sino alojado en su transportín. Esto lo exige la Dirección General de Tráfico, pero también a él le protegerá ir seguro en caso de accidente. El mejor sitio para colocar el transportín es en el suelo, justo detrás del asiento del copiloto.
3. Si tu gato se marea o se pone muy nervioso en el coche, seguro que tu veterinario te indicará las medidas debes tomar, por ejemplo, recetarte un medicamento que reduzca los efectos del mareo o lo mantenga relajado y que no coma inmediatamente antes de emprender el viaje.
Con mucha frecuencia, el gato se estresa con los cambios, por lo que consulta con tu veterinario si le puede venir bien adaptar su alimentación durante las vacaciones fuera de su entorno habitual. Para ello dispones del alimento Calm de Royal Canin.
4. Es habitual hacer alguna parada en trayectos largos, momento que puedes aprovechar para darle agua. Eso sí, nunca lo saques del transportín sin asegurarte que no puede salir del coche.
5. Recuerda no dejar a tu gato dentro del coche, solo, mientras tú estás relajándote, corres el riesgo de que sufra un golpe de calor, que en casos graves resulta letal.
6. Cuando viajes en transporte público, asegúrate de que la compañía admite mascotas y consulta en qué condiciones deben hacerlo. Determinadas empresas no las admiten o, si lo hacen, deben viajar en el “maletero”, lo que probablemente no sea la mejor manera de viajar para nuestra mascota.
7. Busca un veterinario en el lugar de destino. Estamos seguros de que no lo necesitarás, pero en caso de urgencia no perderás tiempo buscando uno.
8. Si te alojas en un hotel, no tenemos que recordarte la necesidad de consultar si admiten animales de compañía, aunque esto también debes hacerlo si has alquilado una vivienda.
9. En caso de que seas uno de esos propietarios que no tienen identificado a su gato con el correspondiente microchip, este es un buen momento para cambiar de opinión; con el viaje aumenta el riesgo de que se pierda.
10. No dejes a la suerte la localización de lugares que permitan acceso a mascotas. Nuestro consejo: Mascotas Bienvenidas, de Royal Canin, donde encontrarás establecimientos y lugares de todo tipo donde puedes acceder con tu mascota. También puedes localizar residencias donde dejar a tu gato, si lo necesitas.