La Vida de Kira y Cosas de Gatos

20 de enero de 2015

Cómo evitar que mi gato se rasque una herida


Cómo evitar que mi gato se rasque una herida
Todos sabemos que los gatos son animales muy limpios y apañados. Se pasan el día limpiándose y lo que es una ventaja para su higiene y olor corporal, no es tan bueno cuando tu gato tiene alguna herida. Si en una de esas sesiones tu gato se toca la herida, no dejará de insistir y de rascar la zona una y otra vez. Por eso desde unComo.com, te damos algunos consejos sobre cómo evitar que tu gato se rasque una herida.
Instrucciones

  1. Para que una herida en la piel de tu gato se cure bien, tu gato no debe tener acceso a la zona dañada. Es una tarea importante y que requiere atención por tu parte, porque una herida que se lame y se rasca constantemente, no se curará. Si tu felino llega a tocarse y rascarse, impedirá el proceso de cicatrización e incluso podría provocarse una infección, eliminarse puntos de sutura antes de tiempo, y provocarse graves irritaciones.
  2. La mejor forma de impedir que tu gato se rasque las heridas, es usando el famoso collar isabelino. Este collar se pone alrededor del cuello y dificultará o imposibilitará el acceso de tu gato a la zona herida. Piensa que los gatos son muy flexibles y no hay partes del cuerpo que no puedan alcanzar, por eso es muy importante que si tiene alguna lesión se lo pongas. Si tu felino siente dolor, o escozor, instintivamente intentará lamerse o rascarse para aliviar su malestar. El collar isabelino es una protección que a tu gato puede que no le siente bien, le agobie y se sienta confuso, pero debes ser firme y no ceder y quitárselo antes de tiempo. Es importante que te asegures que no le aprete demasiado para que pueda moverse con facilidad, y también comer y beber sin problema.
  3. Otra manera de impedir que tu felino se rasque una herida de forma continuada es vendar la zona al completo. Si por ejemplo, tiene una lesión en el lomo, coge una gasa tapa la herida y, además, con una venda rodea todo su cuerpo sin presionar demasiado pero que lo cubra todo bien. Aunque asegúrate de que no le moleste, porque si no tu gato se la arrancará a mordiscos.
  4. Consulta con tu veterinario y que te recomiende una buena pomada cicatrizante para acelerar el proceso de curación. Si consigues que se cure la herida más rápido, tu gato sufrirá lo menos posible. Usa la pomada de forma diaria pero esto no sustituye al collar isabelino o el vendaje.
  5. Otro consejo que puedes seguir para que no se rasque tu gato, o al menos se haga el menor daño posible, es procurar cortar y limar las uñas con una tijera especial para los gatos, cuanto más suaves y redondeadas las tenga, menos daño se hará.
  6. Tu gato intentará rascarse sobre todo porque le pica o le duele. Pregunta a tu veterinario si puede recomendarte alguna crema que alivie ese picazón como antihistamínicos o cortisona para bajar la inflamación y se sienta menos molesto. Tienes que procurar el bienestar para tu gato, así que cuanto menos le escueza, menos intentará rascarse.
  7. Si deseas leer más artículos parecidos a cómo evitar que mi gato se rasque una herida , te recomendamos que entres en nuestra categoría de Los gatos o te suscribas a nuestro boletín de novedades.