La Vida de Kira y Cosas de Gatos

31 de diciembre de 2014

Cómo cuidar a un gato recién nacido



Cómo cuidar a un gato recién nacido 
Si por algún motivo ha llegado a tu hogar un gato recién nacido que no tenga a su madre cerca, es bueno que sepas que este animalito necesitará de todos tus cuidados y atención para crecer fuerte y saludable. Para que puedas estar en condiciones de dar respuesta a las necesidades del gatito, en unComo.com explicamos cómo cuidar a un gato recién nacido.

Instrucciones
  1. Durante las cuatro primeras semanas de vida, los gatos comen únicamente líquidos. Esto es muy importante. Lo que le deberemos administrar al gatito es leche adecuada para su edad, que podremos encontrar en cualquier veterinaria.
  2. En cuanto a la frecuencia de las tomas de la leche, si el gato se encuentra en buenas condiciones, bastará con alimentarlo cuatro veces al día, si no, cada dos horas deberemos darle su ración de leche.
  3. Como norma general, se le deben dar a un gatito recién nacido trece mililitros por cada cien gramos de peso. Sin embargo, el propio animal dejará de tomar cuando no tenga hambre.
  4. Para administrarle la leche, podemos utilizar un biberón, jeringa o gotero. Es muy importante que, cualquiera que sea el instrumento que elijamos, extrememos las medidas de higiene y lo limpiemos a conciencia después de cada uso, así podremos alimentar a nuestro gato recién nacido cuidando su salud.
  5. Al nacer, el gato no regula su temperatura, algo que compensa juntándose con la madre y el resto de la camada. Ante la falta de éstos, hemos de utilizar mantas para mantener caliente a nuestro recién nacido, pero teniendo en cuenta que no deben ser muy pesadas.
  6. En la cuna del gatito podemos ubicar un peluche que le pueda servir al recién nacido para emular a su madre y recostarse sobre él.
  7. Para defecar y orinar, el gato recién nacido necesita la estimulación de la madre. Nosotros debemos cumplir esa tarea. Para ello, podemos usar un algodón que pasaremos suavemente por la zonas genital y anal de nuestro gatito para que pueda hacer sus necesidades.