La Vida de Kira y Cosas de Gatos

31 de diciembre de 2014

Cómo cuidar a tu gato en invierno


Cómo cuidar a tu gato en invierno
Si eres un amante de los gatos seguro que te interesará saber que el invierno es una época muy delicada para los felinos, y es que son muy sensibles a las bajas temperaturas. Ahora es el momento en que verás a tu lindo gato enroscado totalmente para mantener constante su temperatura corporal. Desde unComo.com, te vamos a contar cómo cuidar a tu gato en invierno, con unas sencillas pautas protegerás la salud de tu felino y además, estará muy a gusto.

Instrucciones
  1. Durante el invierno es muy fácil que tu gato se constipe debido a las bajas temperaturas, la lluvia y la humedad, y si encima, tu gato es de los que sale por ahí de aventuras aún peor. Hay que tener mucho cuidado y tomar ciertas precauciones para que no se ponga enfermo.
  2. Tanto si tu gato sale al exterior como si es de los caseros, los cambios de temperatura afectan de forma negativa. Así que vigila los cambios bruscos de temperatura, aunque son más preocupantes para los gatos que salen mucho, en ambos casos hay que tener cuidado, porque esa es la clave para enfermar o no.
  3. Si ves que tu felino estornuda, tiene mocos, ojos lagrimosos y lo ves claramente apático, ve al veterinario para que lo vea lo antes posible porque es peligroso que los síntomas se agraven. No todos los gatos sufren igual con las temperaturas, los más propensos a ponerse enfermos son los gatos cachorros que no han desarrollado sus defensas, y los gatos mayores de 7 años cuyas defensas están bajas, los gatos de pelo corto, ya que su pelo no abriga lo suficiente y los gatos que padezcan alguna otra enfermedad.
  4. Una de las maneras de reforzar las defensas de tu gato es con sus vacunas anuales. Así que te recomendamos que no las olvides nunca, porque refuerzan el sistema inmune de tu gato. Aunque los felinos están muy bien desarrollados para evitar la entrada de bacterias, con sus ganglios linfáticos que funcionan como filtros de microorganismos, no debes por ningún concepto dejar de vacunarle.
  5. Y sin duda, para cuidar y proteger el sistema inmune de tu gato lo mejor es a través de una alimentación de calidad. La comida equilibrada y buena hará que tu gato esté sano, con energía y fuerte ante amenazas externas. En caso contrario, es más probable que tu gato enferme. Nuestro consejo es que adaptes la alimentación de tu felino a su estilo especial de vida. Existen dietas para gatos caseros, gatos de exterior, jóvenes, adultos, castrados, con sobrepeso, etc.
  6. En definitiva, según el momento de la vida, tu gato tendrá unas necesidades concretas para su sistema inmune. Un gato que pasa mucho tiempo en la calle, necesita en invierno más aporte alimenticio que el resto del año.